Ahora Cuesta bajarnos de la Motoneta| Puntajes Rojos vs Lanús

Partidazo tremendo en el Libertadores de América, en donde Independiente pasó por encima a Lanús, lo goleó por 4-1, y se prendió otra vez a la lucha por el campeonato. A pesar de haber entrado dormidos, los de Jorge Almirón lograron reponerse a tiempo y se llevaron una victoria importantísima para seguir en los primeros puestos de la tabla, despertando la ilusión del hincha otra vez. En Con Estilo Rojo te traemos el puntaje de los jugadores después del triunfazo, ¿estás de acuerdo?

Diego Rodríguez (6): Arrancó con dudas por el gol tempranero de Silvio Romero y regaló varias pelotas en las salidas debido a la presión alta que ejercía la delantera rival. Con el correr de los minutos se fue afianzando y, cuando el partido todavía estaba 2-1, le tapó una pelota bárbara a Diego González evitando el empate. También fue importante su velocidad y precisión para sacar pelotazos largos y generar jugadas cuando Lanús todavía estaba jugado en ataque.
Alexis Zárate (7): Buen partido del “Trucho” otra vez. Si bien se le escapó Lautaro Acosta en el 0-1, supo reivindicarse con dos cruces bárbaros a espaldas de Aguilera que impidieron que Lanús se escape en el marcador. Con el “Rojo” en ventaja se acomodó en cancha y supo como manejar al “Laucha”, a pesar de la diferencia de velocidad, clausurando su sector con una marca casi personal. No colaboró casi en ofensiva, pero fue por orden exclusiva de Almirón.
Emanuel Aguilera (6): Aceptable encuentro del ex-Godoy Cruz. En los primeros minutos se lo notó por demás dubitativo, equivocándose en varios pases cuando intentaba ser salida clara, y sin poder tomar a Silvio Romero cuando el equipo estaba jugado en ataque regalando su espalda en varias ocasiones. Después, al igual que sus compañeros, subió su nivel tras la inyección de moral que supuso dar vuelta el resultado, logró afianzarse, se complementó bien con Cuesta para tomar al goleador, y despejó las escasas ocasiones que generó Lanús.
Víctor Cuesta (8): El mejor de todos. Hoy volvió a ser ese león que supo ser previo a la suspensión y, casi literalmente, se comió la cancha. Impasable en el mano a mano, impecable en las salidas desde el fondo (incluso con algunos amagues que dejaron pagando a varios rivales), certero en sus cruces a las espaldas de Villalba o Aguilera, y, como la frutillita del postre, metió un cabezazo tremendo para estrenarse en las redes con la camiseta roja. Sin dudas es el mejor refuerzo de este mercado de pases, y día a día se convierte en un pilar fundamental de este equipo.
Lucas Villalba (6): Buenos 90’ del zurdo para cambiar un poco la pálida imagen que mostró en los últimos dos encuentros. Al igual que Zárate, y por pedido de Almirón, se abocó a tareas defensivas mayormente, siendo Lucas Melano su “objetivo”. Lo marcó bien a lo largo de la noche, salvo en una o dos escapadas, y cerró bien el carril izquierdo para completar una correcta actuación.
Jesús Méndez (6): Quizás el más flojo de Independiente. Empezó mal, siendo superado por el mediocampo granate en todas las jugadas, viéndose siempre en inferioridad numérica a la hora de defender o al trasladar la pelota. Con el pasar de los minutos, y gracias a la ayuda de Mancuello para la marca, logró hacerse dueño del mediocampo junto al “Rolfi” y al capitán para hacer jugar al equipo de gran manera, y volver a formar ese tridente que tan importante venía siendo. La mala: llegó a la quinta amarilla y se perderá la próxima fecha con Boca.
Federico Mancuello (7): El hombre de los cinco pulmones. Incansable, el capitán no paró de correr en ningún momento. Ayudó en la marca cuando era necesario, se hizo cargo de la pelota cuando ésta necesitaba de un dueño, se mostró como opción clara en todo momento y, para colmo, fue artífice de 3 de los 4 goles rojos. En el primero abrió para que Pizzini le meta el centro a Penco, en el segundo tocó atrás para la llegada de Montenegro en soledad, y en el tercero armó un jugadón bárbaro sobre la izquierda y se la cedió a Benítez, quien tras una buena pared con Pisano, habilitó a Lucero.
Daniel Montenegro (8): Volvió el “Rolfi” de hace unas fechas atrás. Partidazo del 23, quien se volvió a convertir la manija del equipo, movió los hilos en ataque, y metió un golazo para comenzar a dar vuelta el resultado (control exquisito tras pase atrás de Mancuello para sacarse de encima a Somoza y un derechazo abajo imposible para Marchesín). Con el partido ya a favor colaboró activamente en la presión alta del “Rojo”, por lo que salió exhausto a los 33’ del ST.
Matías Pisano (8): Tremenda actuación del enano, quien hoy pareció un gigante. A diferencia de otras veces en las que fue titular, estuvo picante desde el arranque, encarando desde la derecha hacia el centro y sacudiendo al arco desde media distancia en varias ocasiones o juntándose con sus compañeros, pero supo mantener su buen nivel a lo largo de casi todo el encuentro. Hoy no “laguneó” y se hizo cargo de la pelota cuando más se lo necesitaba, tomando casi siempre buenas decisiones en pos del equipo y, al igual que Mancuello, participó en 3 de los 4 tantos rojos. En el segundo fue él quien remató para que la pelota le quede al capitán y éste la tire al medio para el “Rolfi”, en el tercero le metió un pase precioso a Benítez para dejarlo sólo mano a mano, y en el último le puso el centro a la cabeza de Víctor Cuesta.
Francisco Pizzini (7): Buena vuelta de “Pancho” tras su lesión. Mucho más incisivo e importante en el segundo tiempo con desbordes constantes desde la izquierda, buenas apiladas individuales y algunos remates que hicieron revolcar a Marchesín, pero vital en la primera etapa con su centro a Penco en el empate transitorio. Fue el primer cambio de Almirón, quizás cuidándolo para la visita a la Bombonera ya que volvía de un desgarro tras 3 semanas.
Sebastián Penco (7): Como dijimos tras el encuentro frente a Arsenal, “Motoneta” debería pasar a ser apodado “El Salvador”. Tras ganarse la titularidad la fecha pasada a base de esfuerzo y goles claves, el 9 rojo aprovechó su chance y parece que poco podrán hacer para que salga del equipo. Metió un gol fundamental cuando las papas quemaban para empezar a revertir la historia, y después de eso siguió con la intensidad que lo caracteriza para llevarse por delante a la defensa grana. Aguantó mucho de espaldas para descargar con sus compañeros, peleó absolutamente todas las pelotas, convirtió otro tanto que fue bien anulado por offside y, además de unos cuantos golpes por parte de varios futbolistas de Lanús, se ganó los aplausos de todo el Libertadores de América. La única mala: se erró un gol insólito después de que Pizzini lo dejara solo frente al arquero, tirándola muy lejos.

INGRESARON:
Martín Benítez (7): Y una noche volvió a aparecer el pibito que supo deslumbrar. Por fin, buena actuación de la “Coneja”, quien ingresó en lugar de Pizzini y supo aprovechar su velocidad y su buen manejo para terminar de sentenciar el partido. Armó una jugada tremenda con Mancuello y Pisano en el tercer gol para regalarle el tanto a Lucero, y generó la falta que derivó en el cabezazo de Cuesta para poner el 4-1 final.
Franco Bellocq (4): Sigue en baja el mediocampista central figura de la B Nacional. Saltó a la cancha por Penco para ayudar en la contención, pero no hizo más que cometer faltas absurdas e innecesarias que llevaban peligro al arco defendido por el “Ruso”. Con el correr de los minutos se acomodó un poco y, con la supremacía numérica, mejoró un poco, aunque no redondeó un buen encuentro.
Juan Martín Lucero (5): Ingreso oportuno del “Gato”. El delantero ex–Defensa y Justicia reemplazó a Montenegro casi sobre los minutos finales y facturó en la única chance que tuvo con el arco a su merced. Esperemos que el gol lo ayude anímicamente y, de una vez por todas, explote como supo hacerlo en su anterior equipo.

EL TÉCNICO:
Jorge Almirón: Se dio cuenta de los errores que había cometido en las últimas dos fechas, analizó al rival de turno como es su costumbre y, entendiendo el buen presente de algunos de sus jugadores y que era su última chance de seguir en la lucha, se la jugó con un cambio de esquema nuevamente. Cuando parecía que todo le iba a volver a salir mal, su equipo se despertó y plasmó en cancha lo que él había propuesto: jugar mano a mano en el fondo con los delanteros granates, evitar la subida de los laterales propios para no dejar huecos atrás, liberar a Méndez-Mancuello-Montenegro de responsabilidades defensivas con la intención de que generen juego para Pisano, Pizzini y Penco, y que estos últimos tres ejerzan una presión bien arriba para que Lanús no pueda salir jugando desde abajo. Sus dirigidos supieron sacar el partido adelante, pasaron por encima a uno de los candidatos al título y encendieron nuevamente la ilusión en el hincha. Como la última vez le pegamos con respecto a las modificaciones que había hecho, en esta hay que reconocer que eligió bien los cambios y el momento de mandarlos a la cancha. Bien por el DT.

Por Nicolás Farulli (@nicofarulli)

Matias Boccarini

Avatar

Profesor. CSR Eventos De los creadores de @conestilorojo Padre de Catalina y Lionel.

Notas relacionadas

Deja tu comentario