¿Cuando se va a terminar esta pesadilla?

????????????????????????????????????

Independiente volvió a caer derrotado, una vez más, fue el lunes en Misiones y ante Crucero Del Norte por 3 a 1. Pareciera que fue hace una eternidad, cuando fue hace algunas horas nada más.

El problema es que en el Rojo la crisis no es únicamente futbolística, institucionalmente también lograron convertir al club en el hazmerreir del fútbol argentino. Las renuncias que se suman, la salida del presidente tardía y de una manera vergonzosa, la barra. Y como siempre, en el medio quedo abatido Independiente y sus hinchas genuinos.

Los mismos hinchas que sufren, lloran, se enojan, la pasan mal. Se la hacen pasar mal. Pero no es nuevo, el el Rey De Copas los últimos tiempos superan al termino caótico, día tras día y en algunas oportunidades, hora tras hora se suceden noticias de distintas índoles pero nunca alegres y/o felices. Papelones, escándalos, deudas, paros.

La derrota ante el conjunto misionero significo un nuevo dolor, una más. Porque cada vez parece que caemos más profundo o que nos pueden lastimar más. Primero pensamos que era pelear por la permanencia, luego el fatídico 15 de Junio de 2013, después la derrota de local ante Brown de Adrogué, después la sumatoria de partidos vergonzosos ante ingnotos rivales, ahora la posibilidad de pasar otro año en la B. Y esto solo haciendo referencia a lo deportivo. En lo institucional también podría hacerse esta clase de escalas. Y el dolor es el desconocimiento de qué es lo peor que nos puede pasar de cara al futuro.

Entre todo esto se sumo la renuncia de Javier Cantero, la existencia de una comisión directiva actual que es la que gestiona el futuro del club con tan solo 9 personas. La barra brava tomando nuevamente protagonismo y fuerza, una oposición que se cansa de hablar pero carece de habilidad para efectuar y/o presentar proyectos y planes serios para recuperar al club. Todos hechos más que humillantes para lo que representa el que supo ser el Orgullo Nacional.

La bronca, el sufrimiento, la angustia se vuelven cada vez más difíciles de soportar y lo peor es el miedo a lo desconocido, el temor a lo que pueda suceder y la desconfianza en todo y todos. Solamente creemos en Independiente y añoramos volver a ser, pero si de una vez y por todas no se unen y le dan prioridad a la institución por sobre cualquier ego personal difícilmente este objetivo se logre. Otra semana va a pasar, el sufrimiento no parece tener final y en todos nosotros crece la pregunta, la súplica de pensar.

¿Cuando se va a terminar esta pesadilla?

Juan Manuel Di Iorio

Juan Manuel Di Iorio

Periodista Deportivo - Ex redactor en @DiarioOle y en Vavel argentina. De paladar negro, porque exigir volver a ser lo que fuimos es saber lo que quiero que seamos

Notas relacionadas

Deja tu comentario