Arrancó mal

Independiente jugó un muy mal partido en el debut de la Copa Liga Profesional y perdió, otra vez, frente a Lanús.

Independiente comenzó el partido siendo levemente superior a Lanús apoyándose principalmente en Alan Velasco para conducir los ataques. El flamante 10 de Avellaneda tuvo la primera clara para el Rojo luego de un gran desmarque por la izquierda y posterior derechazo que casi se mete desde un ángulo muy cerrado a los siete minutos. Pasados los 15 minutos el partido comenzó a moldearse un poco más dando indicios de lo que iban a ser los próximos 75 minutos. El equipo visitante se fue sintiendo cada vez más cómodo con la pelota y comenzó a generar ataques en los pies de Pedro De La Vega pero sin ser claros o peligrosos en el arco defendido por Sebastián Sosa. La más peligrosa del primer tiempo para el Granate fue un muy buen centro de De La Vega desde la izquierda quien parecía controlar Nicolás Orsini en el área hasta que cayó luego de un contacto con el defensor Ayrton Costa. Fernando Rapallini vio bien y no cobró penal.

A los 20 minutos llegó la segunda jugada peligrosa para los dirigidos por Julio Cesar Falcioni, en esta ocasión, Silvio Romero y Velasco se asociaron bien por la derecha para que el capitán termine sacando un muy buen centro a los pies de Alan Soñora, quien falló a la pelota con su pierna menos hábil en un mano a mano que terminó despejando bien Lautaro Morales. Pasada la media hora de juego, los visitantes ya eran dueños de la mitad de la cancha, pero no lastimaban en ataque por lo que, a los 45 minutos en un último ataque del primer tiempo, Pablo Hernández falló un remate casi inexplicable luego de que Gonzalo Asís pasara de gran manera al ataque por la banda derecha y sacara un centro preciso a la zurda del experimentado mediocampista.

El complemente inició como se iba a desarrollar el resto del partido, con Lanús dominando, ya que a los cinco minutos Orsini tuvo un mano a mano muy claro que despejó bien el arquero uruguayo hacia el corner. A los 10 minutos, los locales se volvieron a salvar, pero esta vez de un cabezazo con pique que pegó en el palo del ex Independiente, Guillermo Burdisso. Con el correr de los minutos, los dirigidos por Falcioni se iban metiendo atrás sin mostrar una idea de juego en ataque, mientras que el equipo de Zubeldía generaba peligro dominando el juego aéreo en el área rival.  Al minuto 22, Orsini le baja la pelota de gran manera a Burdisso, que de “palomita” infló la red del arco de Sosa para dejar sin reacción al Rey de Copas y poner el partido 1 a 0.

Pasada la media hora de juego, el Rojo no mostró reacción, se lo notaba incómodo con la pelota, sin saber qué hacer con ella y con mucha dificultad para salir jugando de abajo a pesar de estar con cinco defensores en la cancha. Unos minutos más tarde, el Emperador cambió a Costa por Braian Martínez, pero no cambió en nada el desarrollo del encuentro o del resultado. De esta manera, el partido terminó 1 a 0.

Independiente arrancó mal el campeonato, disputó un partido en el que no se entendía la idea de juego, no se lo vio cómodo en ningún momento fuera de los cinco minutos iniciales, se metió atrás y esperó a que Lanús atacara y no lastimó en ataque en todo el segundo tiempo. No se le puede echar toda la culpa a Falcioni, es su primer partido con el plantel y todavía no llegó ni un refuerzo de los que pidió, pero tiene que aceptar cierta responsabilidad en el mal planteo y mala funcionalidad del equipo, aunque ya es sabido que el problema del club viene de más arriba.

Foto: Prensa CAI

Fausto M. Joy

Avatar

Redactor.

Notas relacionadas

Deja tu comentario