Baño de realidad

Independiente cayó duramente 3 – 0 frente a Lanús. El equipo de Lucas Pusineri que venia flojo en varios partidos se enfrentó con un poderoso granate que terminó con el semestre del rojo. 

El Rojo de Avellaneda empezó siendo más, pero tras una jugada de Lanús que generó dudas en la defensa roja, fue todo lo que bastó para acabar con la irrealidad de Independiente. Venia invicto el equipo de Lucas y hoy un tren lo freno tras varios errores creados en la defensa central.

A los 15 minutos cayó el primer gol de Lanús tras un error defensivo que eligió hacer Pablo Hernández, meter un caño en la puerta de su area regalandosela al contrario, y un tiro esquinado de Tomas Belmonte que termino en el ángulo de Sebastián Sosa sin tener poder de alcance. A los 17 minutos después de haber sacado del medio tras sufrir el primer gol un pelotazo largo para que luche Nicolas Orsini con Alexander Barboza y el defensor del rojo simule una falta que no terminaron cobrandola, acto seguido un centro razo que da en la pierna de Alan Franco y de yapa le queda a Sand para que la empuje al arco.

El gol de Lanús a Independiente los dejo K.O y no sabian como entrar al área granate. Sin embargo, culminando ya el primer tiempo, a los 35 minutos llega el tercero de Lanús, tras una confusión de decisiones entre Alan Franco y Barboza, le dejan el plato servido a Nicolas Orsini para que enfrente mano  a mano a Sebastián Sosa en el lado sur, del estadio de Independiente.

Un baño de realidad para el Rojo, que venia haciendo buen papel pero mentiroso, porque no habia funcionamientos posibles, ni tampoco circulaciones concectadas. Las llegadas al arco fueron escasas, cuando se pensaba que no era así porque el rojo venia «Invicto». Independiente perdió y le demostró al público lo que es realmente.

Santiago Laise

Avatar

Redactor.

Notas relacionadas

Deja tu comentario