Fiesta en casa ajena

En el fútbol hay anhelos inesperados, uno de ellos es jugar un clásico, ganarlo, y dar la vuelta en su cancha. Hace 50 años, Independiente, lo hizo. Nos ponemos a repasar esa efeméride.

Independiente se consagró campeón del Metropolitano 1970 por haber convertido un gol más que River. Fue un torneo de 21 fechas, con fecha libre. Independiente con Manuel Guidice en el banco de suplente, cosechó 27 puntos igual que el equipo Millonario. Pero terminó con 43 goles a favor y 25 en contra, en cambio, River lo hizo con 42 goles a favor y 24 en contra. Con misma diferencia de goles, se definía por goles a favor. Es decir, Independiente salió campeón por convertir un gol más. Así de épico.

Perico RaimondoAlejandro SemenewiczDe la Mata hijoAníbal TarabiniHéctor Yazalde y Eduardo Maglioni fueron algunos de los artífices de los goles. El equipo empezó con todo; 3-0 a Rosario Central, 5-1 a Huracán y 3-1 a Unión. Se suman goleadas 4-0 a Quilmes, 3-0 a Los Andes y triunfos importantes: vs. Boca 3-2. También hubo traspiés vs. Chacarita, Newell’s, River, Vélez y Platense. Justamente la derrota (3-2) vs. el equipo de Vicente López se produjo en la penúltima fecha y River igualó los puntos arriba. Había que ganar si o si ya que el equipo de Núñez jugó el partido adelantado y lo ganó 6-0 a Unión.

El lunes 27 de Julio se jugó el clásico de Avellaneda, en la cancha de Racing. El Rojo salía campeón con ganar 2-1 o 3-2. Y fue 3-2, campeón y bailando y cantando en el Cilindro. El equipo formó con Santoro; Commisso, Monges, Garisto y Pavoni; Raimondo, Pastoriza y De la Mata; Maglioni, Tarabini y Yazalde. El desarrollo del partido fue justa para una gran definición de torneo. Racing se puso arriba con gol de Benítez, empató el conejo Tarabini de penal, luego de que se repitiera 3 veces por adelantamiento del arquero racinguista. Roberto Perfumo puso el 2-1 para la Academia y antes de terminar el primer tiempo Maglioni puso el 2-2. Recién a 10 minutos del final se selló la victoria roja y el campeonato cuando Yazalde estampó el 3-2.

Sería el séptimo título nacional del profesionalismo del Rojo de Avellaneda. Pero con el gusto especial, pero no seria la única vez; luego llegaría el año 1983 para repetir un título frente a clásico rival.

Tags

Notas relacionadas

Deja tu comentario