Mayo Rojo

Todo el país, en un día como hoy, conmemora un nuevo aniversario de las Revolucionarias jornadas de mayo. Los hinchas de Independiente, tenemos nuestro propio motivo de conmemoración: la obtención del Campeonato 1988/89. Y a 31 años, Con Estilo Rojo te propone recordarlo.

Una nueva reestructuración de los torneos, por parte de la Asociación de Fútbol Argentino; dejó atrás los campeonatos Nacionales y Metropolitanos para llevar adelante, desde 1985, un campeonato de 38 fechas, de junio a junio. Con una particularidad: los partidos que en los 90 minutos terminaban en empate, se definían desde los puntos del penal.

En 1983, Independiente logró su último torneo nacional con el impresionante equipo de Pato Pastoriza. Era necesario e imperioso volver a gritar campeón. Ya no estaban GoyenTrosseroVillaverdeEnriqueGiustiMarangoni ni Burruchaga; pero aparecieron Damián Monzón, Luli Ríos, Miguel Ludueña, Alfaro Moreno, Mario Lobo y Rubén Darío Insua entre otros, conducidos por Ricardo Bochini y Néstor Clausen.

La combinación entre jugadores nuevos y la vieja guardia, más allá de un bache en la mitad de competencia (terminó 3ro en 19 fechas), fue exitosa. Bajo el mando de Jorge Indio Solari, el equipo consiguió consolidarse y llevar al equipo hacia la consagración.

Con una base compuesta por: Eduardo Pereira (también Sergio Vargas); Néstor Clausen, Monzón, Rogelio Delgado y Guillermo Ríos en la defensa; José Bianco, Ludueña, Insua y Bochini; Marcelo Reggiardo (también Pedro Massacessi) y Alfaro Moreno. El Rojo llegó a la penúltima fecha con la posibilidad de salir campeón. Para eso debió enfrentar a Deportivo Armenio.

Se jugó el 25 de mayo de 1989, a Independiente le alcanzaba con empatar, Armenio necesitaba ganar para no descender. El partido se jugó en el estadio de Ferro y toda la cancha fue para hinchas rojos, que esperaban un triunfo claro y poder dar la vuelta olímpica, pero las cosas no empezaron bien, en el primer tiempo el partido fue muy parejo y terminó 0-0. Ya en el segundo capítulo, a poco de iniciado, se produjo una sorpresa mayúscula, Lorenzo Frutos convirtió un golazo de afuera del área que puso al modesto equipo verde 1-0 arriba. El Rojo jugaba mal y ese gol sorprendió a todos. Pero apareció el talento y fútbol lujoso de Insua que anotó el 1-1 que daba el título, y minutos después Massacessi se apuntó con el segundo gol rojo que sentenció el partido. Victoria y campeonato diablo.

El título local numero 12 era un hecho. El último del Bocha.

Tags

Notas relacionadas

Deja tu comentario