Lo ganó en la última

Independiente perdió 2 a 1 pero se clasificó agónicamente a los octavos de final de la Sudamericana en un flojo partido que pudo haber terminado en otro papelón del equipo.

El partido comenzó muy intenso, ya que al minuto de juego, Leandro Fernández disparó desde un tiro libre, algo esquinado, que atajó Felipe Alves, sin muchos problemas. Pocos minutos después, Martín Campaña contuvo un difícil remate que pudo haber puesto el marcador a favor del local.

Pasado el minuto 20, ningún equipo se hizo con la pelota, salvo en ocasiones aisladas que no incomodaron a los arqueros, hasta que a los 23, Fabricio Bustos derribó en el área a Osvaldo, el jugador más desequilibrante del conjunto brasileño en todo el encuentro, y el árbitro, Roberto Tobar, sancionó correctamente el tiro penal, que posteriormente ejecutó Juninho al ras del suelo en dirección al palo derecho del arquero uruguayo, que si bien adivinó la intención del mediocampista, no pudo contener el buen remate.

Llegando al final del primer tiempo, parecía que Fortaleza iba a terminar en un mejor nivel, sin embargo, Independiente generó ocasiones de peligro a base de contraataques rápidos que no pudieron sellar con el gol.

Desde el primer minuto, el segundo tiempo pareció de otro partido, ya que a los cinco, Osvaldo ya había generado tres situaciones clarísimas para su equipo. Con el correr de los minutos, los dirigidos por Lucas Pusineri fueron generando sus jugadas de peligro pero, al igual que en el primer tiempo, decidieron mal en los metros finales. Fortaleza atacó constantemente por ambas bandas por medio de contraataques que formaban a partir de ocasiones del equipo visitante.

A medida que Fortaleza se hizo más fuerte y claro con la pelota, metió más atrás a Independiente, que con buenas atajadas de Campaña y enormes cierres de Alan Franco, mantuvieron la esperanza viva para que el Rojo clasificara. De todos modos a los 79, Marlon, luego de una buena jugada colectiva por la derecha, colocó muy bien la pelota en el palo izquierdo del arco visitante desde afuera del área.

Con el resultado a favor, el equipo brasileño intentó mantener la pelota y hacer pasar el tiempo, sin embargo, a los 93, Alan Velasco, que había ingresado minutos antes, se tomó un segundo más adentro del área para asistir de gran manera a Bustos que desde un ángulo muy complicado metió el gol que le concedió el agónico pase a los octavos de final de la Sudamericana al Rey de Copas.

Independiente jugó, otra vez, un mal partido en el que parecía no reaccionar hasta que su rival lo hiciera. Nuevamente se vieron bajos rendimientos y pocas ideas en ataque, pero buen nivel ofensivo en los cambios de Pusineri. Este encuentro sirvió para mostrar nuevamente el bajo nivel futbolístico del equipo, salvo algunos jugadores como Franco o Campaña, pero también significó un gran envión anímico para lo que viene.

Foto: Independiente

Fausto M. Joy

Avatar

Redactor.

Notas relacionadas

Deja tu comentario