Clases de historia

Un poco de historia Roja para comprender por qué el hincha esta tan enojado con la actual situación del equipo.

Ya pasó algún tiempo desde la última vez en que me puse el traje de periodista para traerles un “De película” aquí en Con estilo Rojo. Para ser exactos, el 1 de junio cuando luego de la victoria ante Águilas Doradas por Copa Sudamericana Ariel Holan dejaba la conducción técnica del Rojo. Lo pienso un poco y me parece mentira que en tan sólo cinco meses haya pasado tanto. El alejamiento de Holan, la llegada de Beccacece, un plantel que se renovó… Bueno, en realidad trato de comenzar la nota de forma optimista, porque siendo honestos un cambio de DT y la llegada de algunos refuerzos no sé si es suficiente como para decir que pasó mucho. Pero la verdad es que sí pasó: eliminados de Copa Sudamericana con una bochornosa vuelta en Ecuador, un equipo que empezó regular y terminó mal, la separación de dos referentes del plantel como son Pérez y Domingo, un pasivo cuyos números dan vértigo. Nada por qué alegrarse. Por eso lo de tratar de comenzar la nota de forma optimista, para que no arranquemos a rezongar desde las primeras líneas. Pero la verdad es que encontrar algo positivo en este presente del Rojo es poco más que una utopía.

Para la nota de hoy decidí tomar esta película mexicana del año 2018 dirigida por Marcelino Islas Hernández, cuya trama se centra en una profesora de historia que padece cáncer y está atrapada en una vida aburrida, rutinaria y un matrimonio poco feliz. Puede que eso no tenga mucha relación con nuestro querido club (si bien muchos usuarios manifestaron tener “cáncer de ojos” luego de ver como juega el equipo), pero sí quería detenerme en una frase del actual DT: “ganamos en esta cancha donde hacía 10 años que Independiente no ganaba”. Efectivamente, la última vez fue por la fecha 2 del Apertura 2009. En aquella oportunidad, el Orgullo Nacional se impuso al Decano por 4 a 2 con goles de Gandín, Patito Rodríguez (2) y Leonel Núñez para el visitante; Montiglio y Pulga Rodríguez para los locales.

Parecería ser que Beccacece está muy familiarizado con la historia roja. O quizás no tanto. Por eso hoy vamos a tener nuestra propia “Clase de historia” y vamos a contar el porqué de ciertas actitudes del hincha, incomprensible para muchos, entre los cual está el propio DT.

Comencemos por revisar algunos de los grandes equipos de la historia del Rojo: los Campeones de 1938 y 1939; los de 1948; la delantera de los años ’50 (Micheli, Cecconato, Lacasia, Grillo y Cruz) que fue completa al seleccionado argentino y gracias a la cual se pudo derrotar por primera vez en la historia a Inglaterra, los primeros campeones de Libertadores 1964 y 1965; los multicampeones de la década del ’70, los bicampeones intercontinentales de la década del ’80; los grandes equipos de mediados de los ’90 y, por último, el más reciente campeón de Sudamericana de 2017.

¿Podríamos decir que todos jugaban de la misma manera, cuando en los ’30 se jugaba 2-3-5, mientras que el equipo de 2017 jugaba 4-2-3-1? Desde ya que no. Sin embargo esos equipos han tenido un factor común: buen trato de pelota, agresividad, verticalidad, espíritu competitivo y, por sobre todo, buen fútbol. Es por esa razón, señor Beccacece (y a partir de este punto comienzo a referirme a usted porque al hincha rojo no necesito explicarle esto) que no nos da lo mismo que con el 1 a 0 frente a un rival tan flojo usted saque un delantero para poner un defensor, a pesar de que en cancha habían ya 5 defensores y dos volantes de marca. Es una falta de respeto a esta camiseta en función de los equipos que la vistieron y la hicieron grande, que usted haga un cambio de esa naturaleza.

Le invito asimismo a mirar videos de grandes zagueros como “Hacha Brava” Navarro, Trossero, Villaverde; y si no se quiere ir tan atrás en el tiempo, mire videos de Gaby Milito o de Eduardo Tuzzio y va a entender por qué silbamos a Barboza. A usted le gustarán los zagueros zurdos, pero a nosotros nos gustan los zagueros que juegan al fútbol. No uno que da muestras de ni siquiera saber rechazar (y si no me cree, revise de nuevo el video del encuentro ante Lanús, sobre todo en los momentos en los que el público desaprobó a su jugador).

Le sugiero también que se familiarice con nuestro máximo ídolo. Vea cómo y en qué posición jugaba. Así va a entender por qué nos enojamos cuando no vemos a nadie generar fútbol, y dependemos de la guapeada de un zaguero para hacer un gol ante un rival mediocre como fue este Atlético Tucumán. Y ya que estamos, vea algún video de los últimos tiempos del Rojo y se va a dar cuenta de lo que Nicolás Domingo, jugador que usted relegó, le dio a este equipo; y porqué, sin importar si está en un nivel bajo (que a decir verdad todo el plantel lo está), es una falta de respeto la actitud que usted tuvo con él.

Hasta aquí llega nuestra “Clase de historia”. A resumidas cuentas, el rojo ha sido a lo largo de las décadas un justo campeón por ser superior a sus rivales y fieles a un estilo de juego ofensivo. Algo que lo hizo destacarse por sobre otras instituciones grandes. Por esta razón, si al actual DT solo le gusta la Defensa para no ganar jamás un partido con Justicia, ya sabe a dónde se puede ir (y no me refiero a Florencia Varela).

#LeoHerrera

Avatar

Redactor.

Notas relacionadas

Deja tu comentario