Galván por siempre

Multicampeón y gloria de Independiente y la selección argentina. Hoy, a un año de su fallecimiento, desde Con Estilo Rojo lo recordamos a Rubén Galván.

El Negro es sin dudas parte del ADN del Club Atlético Independiente. “Del paladar negro”, “de pierna fuerte y templada”. Numero 5 y capitán en la década del 70. Galván hizo prácticamente toda su carrera en el Rojo (tuvo un breve paso por Estudiantes) y gano todo.

Campeón de los Campeonatos Nacionales 1977 y 1978, las Copas Libertadores 1972, 1973, 1974 y 1975, Intercontinental 1973 Interamericanas 1973, 1974 y 1976. Y por ser poco en 1978 salió campeón de la Copa del Mundo con la selección dirigida por Cesar Menotti.

Dueño de la cinta de capitán con temperamento y sacrifico que lo respaldaba. “Le está robando la plata de mis hijos, écheme, écheme” le dijo el Negro al árbitro en la memorable final del nacional 78 vs Talleres luego de cobrar un gol con la mano y echar a Omar Larrosa y Enzo Trossero en la misma jugada o jugar 45 minutos con fractura de peroné son algunas de las pruebas de que la cinta le calzaba justa.

Siempre presente en almuerzos, cenas o fiestas que las peñas rojas realizan. Siempre a disposición del club. Pude hablar con él en algunas actividades de la Peña de Florencio Varela y siempre humilde, de perfil bajo, así como era en la cancha así era en su vida. Y se fue como lo hacía en el mediocampo luchando contra una larga enfermedad y contra la indiferencia de las dirigencias del club.

Independiente pudo recuperar la identidad que se había olvidado gracias a retomar el pasado; y de ese pasado el Negro Galván es parte esencial y nuestra mejor forma de homenajearlo es seguir construyendo la historia del club desde los cimientos que el asentó.

Hasta siempre Negro.

Tags

Notas relacionadas

Deja tu comentario