El mundo es rojo

Un día como hoy, hace 45 años, Independiente obtuvo su primer Copa Intercontinental tras derrotar a la Juventus 1-0 en 1973.

La grandiosa historia del Club Atlético Independiente esta lleno de grandes hazañas, recordemos los Maracanazos, las victorias ante el Real Madrid de Di Stefano y el Santos de Pele. Ganar el Nacional 78 con 8 jugadores en Córdoba, por nombrar algunos. La obtención de la primer Intercontinental no seria la excepción.

Tras ganar las copas Libertadores 1964, 1965 y 1972, La Intercontinental le resultaba esquiva al Rey de Copas. Primero se perdió con el Inter de Milán en las primeras ediciones y con el Ajax en 1972. Había sed de revancha.

Justamente el conjunto holandés comandado por Cruyff no paraba de sumar títulos y elogios por todo el planeta. Volvió a ganar la Copa de Campeones de Europa (actual Champions League) en 1973; Independiente hizo lo propio con la Copa Libertadores tras ganarle la final al Colo Colo. La revancha estaba planteada, pero el Ajax decidió no jugar porque “Independiente jugaba muy fuerte”, cabe recordar que Mircoli lesionó a Cruyff en el partido de ida de la Intercontinental anterior. El lugar vacante le correspondía al subcampeón Juventus, pero puso como condición jugar de local, no viajar a Sudamericana, excusándose en los violentos episodios entre Estudiantes y el Milán en 1969.

Si bien no había igualdad deportiva, ya que Independiente viajaba a Italia y la Juve no. El rojo accedió sin dudar, quería jugar si o si esa final. Y fue así como el 28 de noviembre en el Estadio Olímpico de Roma, El conjunto dirigido por Roberto Pipo Ferreiro salió con: Miguel Santoro; Eduardo Commisso, Miguel Ángel López, Francisco Sa, Ricardo Pavoni; Rubén Galván, Miguel Raimondo, Ricardo Bochini; Agustín Balbuena, Eduardo Maglioni y Daniel Bertoni.

Con un plan claro para contrarrestar a los tanos; López de libero, Commisso, Sa y Pavoni por delante, el Negro Galván y Raimondo para recuperar y raspar, el Bocha como estratega y con Bertoni, Balbuena y Maglioni moviéndose por todo el frente de ataque. Aun así, al equipo le toco padecer buena parte del partido; dos tiros en los travesaños y un penal errado por Cuccureddu en el segundo tiempo.

Pero lo mejor llegó, a los 32 de complemento, tras pared entre Bertoni y Bochini, el joven 10 definió ante la salida del místico Dino Zoff. Fue gol, triunfo y copa. Fue efectuar la revancha, sacarse la espina de las finales perdidas. Fue una nueva hazaña, superando las adversidades para conseguir la gloria.

Terminado el partido, y con las pocas fuerzas que quedaron, el Chivo Pavoni recibió la copa mas deseada y cuando los brazos se alzaron, también se lanzó un mensaje. Independiente es un rey también para el mundo.

 

Video: La Visera

Tags

Notas relacionadas

Deja tu comentario