#DePelícula: Último minuto

El rojo encadenó su tercera victoria consecutiva (la segunda como local) al vencer a Huracán por 2 a 1 con goles de Barco (p) y Erviti. El 1 a 0 parcial para el Globo lo había puesto Gigliotti en contra.

Último minuto un film bien futbolero, como lo es el país donde se filmó: Italia. Es del año 1988 y su director fue Pupi Avati. Me pareció lo más apropiado a la hora de calificar este encuentro del rojo, y no sólo por la victoria en el último minuto, sino porque (con todo respeto a las grandes glorias de esa época) por momentos las ganas y el tesón de este equipo recuerda a aquellos conjuntos de los años ’80 (misma década del film).

Un encuentro dominado por el rojo de principio a fin. Está claro que Huracán fue a buscar el empate y, para eso, formó un cerrojo defensivo muy prolijo que hizo difícil encontrar espacios. Para buscar una eventual desigualdad en el marcador, seguramente apostaría todo a la pelota parada. Pese a la tenaz resistencia quemera,  Independiente hallaba los espacios, pero no era fino para terminar las jugadas. De todos modos sobrevolaba la inconfundible sensación de que en cualquier momento el tanto iba llegar.

Sin dudas esto provocó que el fortuito tanto visitante fuese tan improvisto. Un tiro libre desde la izquierda, cabeceó un jugador del globo, Campaña responde muy bien y Gigliotti queriendo correrse para no tocar el esférico lo termina impulsando al gol. Iban 27 minutos y desde aquí hasta el final de la primera etapa se vio al equipo confundido, aunque la virtud a resaltar es que jamás perdió la calma.

El segundo tiempo salió muy decidido a torcer la historia. El ingreso de Erviti le dio al medio más volumen de juego y así el equipo encontró más situaciones. Sin embargo, el visitante se defendía bien. Se hallaron con un resultado que superaba sus expectativas y no querían arriesgar esos tres puntos que le habían caído del cielo. Con el correr de los minutos, parecía hacerse más complicado. Meza ingresó por Martínez para tener más gente en ofensiva, pero así y todo la situación no varió.

El empate llegaría, por fin, a los 35 minutos de penal (correctamente sancionado) por intermedio de Barco. Igualdad merecida, pero que por lo hecho por ambos seguía siendo insuficiente. El rojo claramente merecía los tres puntos. El tercer cambio sería en pos de buscar la victoria, Albertengo ingresó por Benítez, es decir, un volante ofensivo por un punta definido.

Llegó justo el momento más lindo de la noche. Se moría el encuentro e Independiente parecía condenado a rescatar un punto inmerecido. Entonces llegó la jugada clave, un pase perfecto para Albertengo que entró sólo por la izquierda. Díaz, portero visitante,  sale apresurado para cerrar. El ex Rafaela sacó un centro al medio y Erviti entró sólo para cabecearla al gol. Apenas unos segundo más se jugaron y el rojo ganó.

Merecidísima y meritoria victoria roja que jamás bajó los brazos y siempre fue en pos de la victoria. Un premio al esfuerzo, a las ganas y al compromiso de estos jugadores que claramente están demostrando cómo debe rendir un jugador que vista que la gloriosa casaca roja.

#LeoHerrera

Avatar

Redactor.

Notas relacionadas

Deja tu comentario