Hace lo que corresponde

Independiente se prepara para el último duelo de 2016 entusiasmado por las dos victorias que acumula. Pero a no confundir la cercanía del puntero con mejora futbolistica ni conformismo.

Sería hipócrita si al escribir luego del dueto de triunfos ante River y Colon cambio criticas despiadadas por halagos excesivos. Uno tampoco desprecia los 6 puntos obtenidos pensando en que se obtuvieron ante un siempre imposible Millonario y en la difícil Santa Fe.

Sin embargo, tampoco hay que desconocer la realidad, se le ganó con muchísimas dificultades a la reserva del rival de Núñez y se mejoró ante Colon, aunque la vara de las fechas anteriores no exigía tampoco demasiado para que esto sucediera.

Ahora bien, en busca de una mirada más optimista se rescata que la punta del campeonato ya no se encuentre tan alejada y que los triunfos, por más feo que se este jugando, empiecen a acumularse.

De cara al juego con Banfield, el objetivo debe ser cerrar otro pésimo año con una victoria que nos permita soñar con un 2017 de despegue definitivo tras tanta malaria.

El juego ante el Taladro significará también la presentación del Estadio Libertadores de América en plenitud de uso, por primera vez desde que se utilizó la Doble Visera de Cemento aquel 8 de Diciembre de 2006.

Este último dato no es menor, justamente porque es lo mejor para terminar este 2016 que nuevamente se escapa sin alegrías para el Rey De Copas, es positivo pensar en quedar en posición de pelear el torneo desde que se reinicie, con el estadio terminado de manera definitiva y con jóvenes producto de la cantera roja.

Solamente dos jugadores podrán llegar y varios deberían irse por el nivel que han mostrado desde que llegaron al club. Es por eso que la aparición de chicos como Bustos son la mayor esperanza que uno quiere tener para componer un plantel con experiencia pero principalmente con hambre de títulos para el nuevo año.

Contra Banfield el único resultado que permitiría sostener esta idea es la del triunfo, para cerrar el año ganando, para darle una caricia a la gente a la que tanto insultaron este año y para no alejarse del puntero.

Pero hay que ser claros, ni ayer eran criticas sin sentido, ni hoy escribo elogios. Por más que Independiente terminase a 3 unidades de la cima, ciertamente el mejor de los escenarios imaginables, nada cambiará la realidad de otro año que se va sin objetivos cumplidos.

Ganar ante Banfield y pelear el campeonato no serán algo que generarán en quien escribe la más mínima sensación de orgullo, agradecimiento o cumplimiento.

Estos jugadores, varios de ellos sin sangre, que usan el manto rojo deberán ganar ante el Taladro pero no es algo para alabar…simplemente tras el bochornoso clásico de hace 15 días, este plantel, que habrá que purgar, hace lo que corresponde por la historia, el club y los hinchas de Independiente.

Si queremos volver a marearnos por las vueltas olímpicas, jamás volvamos a ser mediocres, ni conformistas. Pelear el campeonato no merece una critica por criticar, ni un elogio regalado…solamente cumplen con lo que les corresponde y comenzaron a hacerlo cuando el hincha exigió como hacía años que no lo hacía.

Tags

Juan Manuel Di Iorio

Juan Manuel Di Iorio

Periodista Deportivo - Ex redactor en @DiarioOle y en Vavel argentina. De paladar negro, porque exigir volver a ser lo que fuimos es saber lo que quiero que seamos

Notas relacionadas

Deja tu comentario