Independiente se va a despertar

El partido que más nos gusta para lograr el objetivo que más amamos, linda carta de presentación para una doble semana cargada de todo tipo de sentimientos en el hincha de Independiente. Es que enfrente estará Racing y por detrás el objetivo de clasificar a nuestro gran amor, la Copa Libertadores de América. Llegó la hora de que se despierte este gigante.

Mucho se habla de las oportunidades desaprovechadas, aún no está del todo curada la herida por haber quedado fuera de la Copa Sudamericana que se nos presentaba más accesible y tentadora. La falta de campeonatos a nivel local ya es una cuenta que no nos permite dejar pasar más años. Y los 31 años sin alzar el máximo trofeo continental del cual somos dueños indiscutidos es una cuenta que también debemos saldar.

Reiteradas fueron las oportunidades en que nos convencimos de que Independiente es un gigante dormido, demasiados son los años en los que permanecimos en este prolongado letargo y luego de generar ilusiones de títulos a nivel local y/o internacional en los últimos 18 meses, llegó el momento de despertar.

Los clásicos deben ganarse por amor propio, por historia, por fuego sagrado, por mística pero principalmente deben ser el puntapié inicial para poner al Rey De Copas de pie. Con la base de este equipo, el cuerpo técnico, la comisión directiva se puede añorar vernos erguidos nuevamente en el 2016. Pero para ello primero deberemos superar 180 minutos que serán verdaderos partidos históricos. Por lo que representan y por lo que se pone en juego.

Ellos saben que nuestro envión es inagotable, y que aunque tenemos varias cosas que afinar, en los clásicos y más de locales jugamos con un plus. Porque somos 40 mil personas trabando cada pelota y rematando en cada disparo. Por algo ya comenzaron a llorar para que los árbitros, elegidos por su presidente, les den un guiño. Porque papá por algo es papá y es dueño de Avellaneda y ellos lo saben.

Nuestra historia es incomparable, nuestros hitos únicos e irrepetibles, pero nuestras ansias de volver a ser lo que fuimos son nuestra mayor energía para alcanzar todos los objetivos de ahora en más. Ya dimos señales de que estamos levantándonos, el domingo gritemos fuerte, no dejemos de alentar, que no cese nuestra exigencia para despertar de una vez por todas a este gigante que si se despierta volverá a ser imparable. Llegó la hora, el Rey De Copas se va a despertar.

Tags

Juan Manuel Di Iorio

Juan Manuel Di Iorio

Periodista Deportivo - Ex redactor en @DiarioOle y en Vavel argentina. De paladar negro, porque exigir volver a ser lo que fuimos es saber lo que quiero que seamos

Notas relacionadas

Deja tu comentario