El que nos contaron

Se dio el clásico como menos esperábamos y como más molesta. Dos tiros, dos goles en contra y ahora a tener que hacer un partido perfecto en su cancha. Jode mucho.
Siempre quien escribe se toma un par de días para no volcar sus pulsaciones en esta opinión, para analizar con frialdad. Pero esta vez no, la actuación de nuestro equipo hoy merece reprocharse con la frustración del que recién regresa de la cancha.
Ellos no vinieron a buscar nada, lloraron en la semana, lloraron en el partido, hicieron tiempo y aún así se llevaron un pie adentro de la próxima libertadores. Mi fastidio nace en ese análisis, en el de que ante un conjunto que vino a jugar cual equipo chico, Independiente no encontró jamás la manera de cambiar la tónica, sin rebeldía ni carácter cayó mostrándose entregado y una vez más falló en la prueba más importante.
¿Por qué pasa esto?¿dónde quedó el Independiente que nos contaron nuestros viejos? Independiente era sinónimo de fútbol, pero también de carácter y de respeto. Nadie iba a venir a nuestra casa a bombearnos, nunca íbamos a morir entregados, cuanto más adversa era la situación más fuertes y hombres nos hacíamos. ¿En qué nos transformamos?.
Un equipo que tiene una buena base pero en el que sólo se destacan Diego Vera quien hace todo bien y es todo lo que queremos ser, junto a Nicolás Tagliafico quien es un corazón que jamás se detiene. El resto sobresale entre tibios y lesionados.
Ojo! Se llegó acá gracias a ellos y el técnico, pero también hay que ser sinceros, no se llegó más lejos gracias a ellos y el técnico. Uno tiene que ser coherente y si marca las virtudes que tiene este plantel, también debe hacerlo con las falencias.
Otra vez la misma historia, la del año pasado en las últimas fechas, la de este año ante Lanús, ante Santa Fe, ahora con los nietos lo mismo. Estos son los juegos donde sobresalen los hombres y al menos hasta acá este plantel parece estar escaso de esta materia prima.
Se puede perder, es fútbol, pero en Independiente quiero que dejen hasta la sangre antes del pitazo final. Ese es el Independiente que nos enseñaron a amar y que debemos exigir que despierte de una vez por todas. En 7 días tienen la última oportunidad, somos el club con más Copas Libertadores de América, pónganse a la altura de lo que este club significa, quiero volver a ver a Independiente, aquel capaz de enmudecer a 50 mil personas y con todo en contra. Quiero que volvamos a ser…El Independiente que nos contaron.

Tags

Juan Manuel Di Iorio

Juan Manuel Di Iorio

Periodista Deportivo - Ex redactor en @DiarioOle y en Vavel argentina. De paladar negro, porque exigir volver a ser lo que fuimos es saber lo que quiero que seamos

Notas relacionadas

Deja tu comentario