El hotel | #DePelícula

Pobrísimo partido de Independiente que entregó la serie ante un Racing que lo derrotó por 2 a 0 con goles de Bou y Romero.

Por el nombre posiblemente a mucho no les suene este cortometraje japonés, pero cuenta una historia de terror típicamente nipona.

Un cortometraje de terror es la mejor forma que encontré para definir esta nota: será breve y va a contar algo terrorífico.

Se puede perder un encuentro de muchas formas, pese a que los clásicos se ganan. Pero así, así no. Y no es que Racing haya sido muy superior a Independiente, pero llegó dos veces y se encontró con la ineptitud de algunos jugadores a los que debieron avisarles que era el clásico de Avellaneda lo que jugaban, y no un picado de domingo por la tarde con amigos.

Primero perdiendo a Bou, al que lo marcaron peor que el fondo de la Roma a Messi en el pasado encuentro del conjunto italiano ante el Barcelona por la Champions, y después en el segundo saliendo del fondo como hubiesen salido los jugadores de la novena en un cotejo de entrenamiento.

¿En dónde creen que están jugando, muchachos? ¿La camiseta de que club es la que visten? Hoy no me representaron, hoy jugaron para el vecino. No sirve de nada salir a buscarlo a lo loco cuando ya te marcan dos veces. Esa actitud después del 2 a 0 debieron tenerla de arranque. De arranque. Es un clásico, es en nuestra cancha. En el año 2010 fuimos a jugar con uno de los peores equipos de nuestra historia, contra un Racing que venía bien, e igual se ganó. Y hoy no se hizo nada por torcer la historia. Nada.

Sin fútbol, es imposible. Con pelotazos servidos en bandeja para los zagueros de Racing, lo es aún más. Nos han puesto en vergüenza, nos han dejado en ridículo. Basta de fracasos, basta de jugar estos partidos como si estuviésemos en un amistoso de verano.

Ya entregamos la serie, porque no nos creamos el mismo verso que contra Independiente Santa Fe de que lo íbamos a poder dar vuelta. Jugando así, vayamos a buscar el empate porque no vamos a sacar más que eso. La alternativa sería salir a darlo vuelta, como obviamente nos exige la historia, pero sin crear fútbol eso sería poco más que una hazaña. Primero hay que hacerles entender a muchos de estos jugadores en el club que están, para que no se hagan echar en el momento en que más se los necesita.

Que feo es irme a dormir pensando en que nos ganaron con actitud. No con fútbol, con actitud. Y fue porque nosotros no tuvimos un ápice de ganas, de actitud, de rebeldía, de deseos de ganar, de imponerse, de poner a Independiente donde se debe. Voy a darle fin a esta nota porque sencillamente me asquea seguir hablando de esto.

Un último pedido: TRAIGAN CREADORES DE FÚTBOL. Por favor, dirigencia, técnico (que hoy planteaste horriblemente el cotejo) pónganse de acuerdo para traer generadores de juego. No podemos depender de un jugador que se hace expulsar todos los partidos para generar fútbol, porque así no vamos a ningún lado. Hoy tenemos la prueba de eso.

Matias Boccarini

Avatar

Profesor. CSR Eventos De los creadores de @conestilorojo Padre de Catalina y Lionel.

Notas relacionadas

Deja tu comentario