Fuerza #MarianoBiondi

Mariano Biondi supo ser un jugador exquisito que surgió de Temperley, en donde es uno de los máximos ídolos del club, pero que tuvo un pequeño pero importante paso por el rojo de Avellaneda cuando con su arribo a mediados de 1977 formó parte de la inolvidable final de aquél 25 de enero de 1978  donde se definía el título de campeón en Córdoba entre Talleres e Independiente.

Luego del empate en cero en el primer partido, el rojo se puso en ventaja en Córdoba y luego aquella historia que tantas veces escuchamos sin cansarnos, el árbitro Roberto Barreiro, en una bochornosa actuación, le regaló a Talleres un penal inexistente y un gol con la mano que derivó en un escándalo que dejó como saldo la expulsión de Enzo Trossero, Rubén Galván y Omar Larrosa.

A falta de media hora y de la mítica frase «Vayan, sean hombres, jueguen y ganen el título» del inmortal Pato Pastoriza; el Bocha, Bertoni y también Biondi construyeron una de las jugadas mas recordadas en la historia de nuestro querido Club para logar la hazaña, el 2 a 2 y el Rojo Campeón.

Este prólogo es la excusa para contarles que Mariano «Pepino» Biondi, campeón con Independiente, nos necesita. El habilidoso jugador padece una dura enfermedad que lo obliga a estar acostado en cama gran parte del día y que le impide trabajar.

El tratamiento que realiza consta de varias secciones de quimioterapia y de visitas de control a los diferentes especialistas, cada una de sus visitas médicas cuestan alrededor de $1.500 ya que no cuenta con obra social para afrontar el tratamiento. 

Por eso toda colaboración que se pueda recibir será bienvenida para ayudar en la recuperación de un campeón, que si bien esta identificado con Temperley, supo vestir la gloriosa camiseta roja.

Aquellos que puedan colaborar se pueden realizarlo  en el Banco ICBC:

CA titular: Biondi Mariano;

CBU 0150917901000107559679;

Cuit 24269536477;

Cta 09170110755967

Fuerza #MarianoBiondi

Matias Boccarini

Avatar

Profesor. CSR Eventos De los creadores de @conestilorojo Padre de Catalina y Lionel.

Notas relacionadas

Deja tu comentario